Escribir te ayuda a rebajar

Como ya sabes, bajar de peso implica un cambio en tu estilo de vida. Este cambio lo llevarás a cabo de manera gradual, poco a poco. No le pondrás fecha de expiración, es un proceso continuo, el cual puedes llevar siempre a otro nivel. En otras palabras, como dice mi maestro de yoga, el proceso es infinito.

Cuando se trata de hacer cambios que implican romper con hábitos que probablemente has practicado toda tu vida o gran parte de ella, no es recomendable hacerlos todos a la vez. Por ejemplo, debes comenzar con una rutina de ejercicios para principiantes. Poco a poco irás aumentando el esfuerzo en tus rutinas de ejercicios; esto no será muy difícil porque tu cuerpo demandará más esfuerzo, según adquiera resistencia. Además, las hormonas que secretas al hacer ejercicios son las que te hacen sentir placer y bienestar, por esto, tu cuerpo y tu mente van a querer repetir la acción que les causa esas sensaciones; es decir, te pedirá realizar ejercicios.
Con los alimentos, el reto es mayor, tu paladar está acostumbrado a comer alimentos altos en azúcar, sal y grasas. Es normal que al principio tengas la falsa creencia de que los alimentos saludables que comenzarás a consumir no son deliciosos. Es una cuestión de costumbre. Comienza consumiendo aquellos alimentos saludables que más te gusten e integrando otros nuevos poco a poco. Con el tiempo podrás percibir que toda esa comida chatarra solo tiene sabor a sal, a azúcar y sabores parecidos, y encontrarás en las frutas, vegetales y granos una variedad de sabores distintos y verdaderamente deliciosos. Créeme, si yo he podido hacer el cambio, tú también.
Por último, el mejor de mis consejos es que lleves un diario: escribe para rebajar. Te consumirá algunos minutos de tu día, y aunque todos nos anclamos en la más utilizada de las excusas, “NO TENGO TIEMPO”, insisto que escribas lo que comes. Anota cada día el tiempo que le dedicas a ejercitarte, en qué fallaste, qué puedes hacer para evitar ese descuido, cómo te sientes, cuáles son los cambios que observas en tu cuerpo y, sobre todo, alguna afirmación de amor propio, de motivación, algún logro en tu proceso. Escribir con lápiz y en papel te ayuda a memorizar aquellos hábitos que te benefician. Esta herramienta será muy productiva en tu proceso. Toma 10 minutos de tu día para hacer este ejercicio, no lo hagas con prisa, hazlo conscientemente. De esta manera, reconocerás tus debilidades y fortalezas y te será más fácil y llevadero trabajar con ellas. ¡INTÉNTALO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s